miércoles, 4 de mayo de 2016

Capítulo 9 de "Cero"

¡Muy buenaaaas! Hoy otro capítulo de Cero, donde Naim se va a llevar unas cajas a un sitio... ¿Qué pasará? Hoy lo sabréis...

CAPÍTULO 9

Gabriel salió primero seguido de Naim que estaba detrás de él.


Cogieron una lancha que estaba atracada y se fueron hasta el punto donde tenían que hacer la entrega.


Naim miraba el mar y a Gabriel, que conducía bastante rápido. Las lentillas marrones a veces se dejaban ver algo más claras porque realmente su color era verde.


Una vez en el sitio, amarraron la lancha y comenzaron a pasarse cajas.
-          ¿Ya hemos acabado?-preguntó Naim-.
-          ¿Queda alguna caja?
-          No, por eso te pregunto.
-          Sí, entonces hemos acabado.


Colocaron las cajas en una caseta donde les habían dicho que las dejaran.


Naim, echó un vistazo y se dirigió hacia el bote pero Gabriel no tenía esas mismas intenciones.
-          Espera, no te vas a ir tan fácilmente poli asqueroso.
-          ¿Perdona?-dijo Naim intentando ocultar su nerviosismo-.
-          Sé que eres poli y tu amiguito también. Tenía mis dudas respecto a Parker, pero no hay que ser muy tonto para ver que se trae a uno de los suyos.
-          No sé de lo que me estás hablando…
-          ¿Seguro? Desde que llegaste te he investigado Tom, ¿o debería decir Naim? Hace más de un año fuiste protagonista de los periódicos durante varios días por culpa del asesino de la maceta…


Naim se giró inmediatamente y miró a los ojos a Gabriel.
-          Uy, ¿he dado en el sitio donde más te duele?
-          ¿Qué coño quieres?
-          Quitarte del medio. ¿Cómo prefieres morir? ¿Ahogado, asfixiado, desangrado o de un tiro en la cabeza?
-          De viejo, si puede ser, gracias.


Naim quería vacilarle a este tío. Estaba seguro de que era un charlatán.
-          ¿Quién te ha dicho que te muevas de aquí?-preguntó Gabriel-.
-          ¿Ahora eres mi padre y también mandas sobre mí? Eso no lo sabía.
-          No soy tu padre, pero tengo algo que te hará obedecerme más que a él.


Gabriel sacó un arma y al escuchar el sonido, Naim se paró en seco.
-          ¿Crees que no soy capaz de matarte aquí mismo imbécil?
-          Si eres tan cobarde de matarme por la espalda…
-          El cobarde eres tú que te das la vuelta para no verme la cara de placer cuando acabe con tu vida hijo de puta.


Naim sabía que Gabriel iba en serio, pero no podía dejar que el temor le invadiera y que acabase con su vida en ese momento.
-          No lo vas a hacer Gabrielín, eres un maldito cobarde y no vas a matarme.
-          ¿Cómo me has llamado?
-          Ya lo has escuchado.
-          No, quiero que lo repitas, venga, dime.
-          Me.


Naim se giró y se acercó un poco más a Gabriel.
-          Jajaja, hoy el señorito Naim está gracioso.
-          Yo siempre, ¿no lo sabes o es que eres tan mal informático que no lo has descubierto?
-          Tú sigue y verás…
-          Ohhhh, que ahora se está cabreando. ¿No me vas a matar? Venga, ¡mátame cobarde de mierda!


Gabriel estaba enfadado y sostenía el arma con fuerza.
-          No me provoques. Morirás cuando y donde yo quiera.
-          Seguro, no me cabe duda.
-          Incrédulo.
-          Te creeré cuando lo hagas. Mátame.


Minutos antes, Shamal preocupado por la tardanza de ambos habla con Logan.
-          Parker, ¿podrías ir en busca de Gabriel y tu amigo Tom?
-          Sin problema. Enseguida voy.


Logan llegó justo para ver cómo Gabriel apuntaba con el arma a Naim.
-          Te creeré cuando lo hagas. Mátame,-escuchó Logan nada más llegar-.


Justo en ese momento, un arma se disparó…


Logan se acercó a Naim.
-          ¿Estás bien?
-          Sí. ¿Cómo es que has venido?
-          Shamal se preocupó por vuestra tardanza. ¿Qué ha pasado?
-          Gabriel lo sabía todo. Nos había descubierto a los dos y por eso quería matarme.
-          Bueno, no te preocupes. Tiremos el cuerpo al mar con una piedra para que no lo puedan descubrir.


Naim y Logan tiraron el cuerpo al mar con una piedra para que se hundiera en el fondo.
-          Muchas gracias por salvarme.
-          No hay de qué.
-          ¿Qué le diremos a Shamal?
-          Ya se nos ocurrirá algo…


Los dos policías llegaron allí con un plan pensado.
-          Buenas noches.
-          Por fin ya estáis aquí,-dijo Shamal-. ¿Y Gabriel?
-          Verás…


Shamal se levantó.              
-          ¿Dónde está Gabriel?
-          Está muerto.
-          ¡¿Qué?! ¿Cómo ha ocurrido?
-          Estábamos descargando las cajas cuando vino una embarcación de la policía y nos dijo que dejáramos lo que estábamos haciendo cuando Gabriel sacó una pistola y disparó a uno, pero después le alcanzaron a él. Yo me escondí en la caseta, cogí el arma de Gabriel y disparé a los otros dos que quedaban vivos.
-          ¿Y la entrega?
-          La puse a buen recaudo y luego hundí la embarcación de la policía cuando llegó Parker.


Shamal se quedó mirándolos fijamente.
-          ¿Todo fue bien aparte de este suceso?
-          Sí, todo ha ido bien,-contestó Logan-.
-          ¿Te has cerciorado bien?
-          Claro jefe, siempre lo hago.


Shamal respiró más tranquilo.
-          Será mejor que os vayáis a descansar. Mañana proseguiremos con el trabajo. Buenas noches.


Shamal se fue arriba junto con Travis.
-          Jefe, vaya putada lo de Gabriel, ¿verdad?
-          Sí, una gran pérdida.
-          ¿Le pasa algo jefe?
-          Estoy pensando… que ese tal Tom no me gusta un pelo. Es demasiado extraño.
-          ¿A qué se refiere?
-          Travis, me gustaría que te encargaras de él.
-          ¿Quiere que lo mate?


Shamal sonrió.
-          Sí. Mátalo. Pero escucha atentamente…


Mientras tanto, Naim dormía plácidamente en su cama.


Ya habían pasado dos meses desde que Naim se infiltrara en esa empresa y una mañana Travis se acercó a él.
-          Buenos días Tom.
-          Buenos días Travis. ¿Qué tal?
-          Bien…


Naim se giró y comenzaron una conversación.
-          ¿Seguro? No te noto bien que digamos.
-          Hoy hace dos meses de la muerte de Gabriel.
-          Ah sí, es verdad. Lo siento mucho.
-          Qué hijos de puta los policías. Si supiera quién lo mató…
-          Yo maté al que asesinó a Gabriel.
-          Espero que se muriera con mucho dolor. Odio a los policías.


Travis siguió hablando.
-          Desde siempre les he odiado y si pudiera los mataba a todos.
-          Tampoco hay que ser tan radical.
-          ¿No? Ellos mataron a mi amigo. Ojalá todos se murieran.
-          Bueno, relájate que es temprano para empezar a cabrearse.
-          No me quiero relajar, ¿acaso tú los defiendes?
-          No, no, a mí me da igual los tíos esos.


Naim intentaba calmar a Travis.
-          Ah, es que si los defiendes conmigo vas a tener un serio problema.
-          Que ya te he dicho que no los defiendo, que me la sudan los polis.
-          Espero no enterarme de que me mientes.
-          Mira, cálmate ya tío. Vete a hacerte una paja o págate una puta y relájate porque conmigo no cuentes. No estoy para peleas.


Travis al parecer consiguió calmarse.
-          Vale, está bien. Me iré con una furcia de esas… Lo siento, pero esto de Gabriel me ha afectado demasiado.
-          Ya, tranquilo, es normal. Te comprendo perfectamente.


¿Por qué ese cambio de actitud de Travis con Naim?

CONTINUARÁ…