martes, 4 de marzo de 2014

ÚLTIMO capítulo de "Black Hand"

¡Hola a todos amigos! ¿Qué tal estáis? Antes de nada, quiero desearos una buena semana, (aunque ya empezada). Como ya sabéis y además habéis leído en el título de esta entrada, hoy es el último capítulo de "Black Hand".
Personalmente me da mucha pena no seguir poniendo capítulo de Will, de Amanda y de los demás personajes porque yo como creador, les he cogido cariño a todos ellos; sin embargo, es ley de vida que todo lo que empieza debe acabar, así que esta historia ha llegado ya a su fin.
Agradeceros a todos aquellos que la habéis estado leyendo poco a poco y a los que la leeréis en un futuro. Gracias a todos *_*

Dentro de poco tendréis noticias mías tanto en Facebook como por aquí... Si todavía no sabes que AlStorySim tiene una página en Facebook, pulsa a la derecha en dicha palabra y ahí dale a Me Gusta y te enterarás de primera mano de todas las noticias antes que nadie, ¡¿a qué esperas?!

SEGUNDA TEMPORADA
CAPÍTULO FINAL

Will, preocupado, comenzó a escuchar lo que le contaba Amanda.
- Will, tengo que confesarte algo que me ocurrió estando secuestrada.
- Dime, ¿ese hombre te violó? ¿Te hizo algo?
- No, porque yo no quise. Estábamos durmiendo Will, Mark y yo y de repente nos secuestró tapándonos la cara. Nos dijo que se llamaba Fabio y que nos quería para el, tener una familia; pero lo único que quería el tío ese era follar.
- ¿Entonces no te hizo nada?


- No y cuando tú llegaste tenía pensado matarme porque como no había conseguido nada de lo que quería no le servía. Pero gracias a que lo despistaste pude pegarle un puñetazo y tirarlo por el terraplén.
- Eso lo has aprendido de mi cariño. Entre el Doctor y el casero... ¿Te acuerdas?
- Buf, cuánto tiempo ha pasado desde aquello.


-Y Will, ¿tú cómo sobreviviste?
- Resulta que cuando se cortó la llamada contigo, vi la luz y me desmayé, un médico me recogió y junto a su mujer nos refugiamos dentro del hospital. Tras 7 años en coma, me desperté sin recordar nada, pero un día y gracias a la mujer del doctor logré recordar toda mi vida y a lo más importante, al niño y a ti. Desde entonces, comencé a buscarte y primero me encontré con Blake, luego con Mark y por fin a ti y al niño.
- Will, yo creo que deberíamos volver y decírselo. Al fin y al cabo, no hay mucha más gente por aquí, ¿no crees?
- Sí y además, ya le devolveré el caballo que le robé para Mark.
- Will...
- ¿Qué? Lo siento...


Se fueron juntos hacia la casa de Adolfo y Clara y, para darles una sorpresa, entró primero Will.
- Buenas noches familia,-dijo Will-.
- ¡Will, has vuelto!-exclamó Adolfo-.
- Oh, ¡qué sorpresa verte por aquí de nuevo!-dijo Clara-.


Adolfo se abrazó a Will primero.
- ¿Cómo es que has vuelto? Creíamos que no volverías jamás.
- Tengo algo que contaros.


- Pero antes, deja que te abrace mi chicarrón,-dijo Clara dándole un fuerte abrazo-. ¿Qué tienes que contarnos?
- Es mejor que lo veáis con vuestros propios ojos.


Will se acercó a la puerta y llamó a Amanda y a su hijo.
- Adolfo, Clara, os presento a Amanda, mi prometida y a William, mi hijo.
- Papá, me llamo Will, no William.
- William, como tu abuelo.
- Mejor Guille, como te llamaríamos en España,-soltó divertida Clara-.
- ¿Guille?-dijo Will hijo-.
- Sí Will, es tu nombre en español,-aclaró Adolfo-.
- Pues ya sabemos como distinguiros a los dos, ¿verdad?-dijo Amanda-. Por cierto, quiero agradeceros enormemente el haber salvado a Will de esa terrible luz.
- No fue nada, mujer. Había sitio de sobra para los tres,-explicó Adolfo-.
- De todas formas, gracias de nuevo-.
- Basta de agradecimientos, que yo quiero hablar a solas con Amanda. Hace mucho tiempo que no hablo con una mujer.


Clara y Amanda se fueron a la cocina, o ese proyecto de cocina que tenían.
- Vuestra casa está muy bien. La habéis construido vosotros, ¿cierto?
- Sí, es nuestra casita y aquí llevamos viviendo unos 3 años o así. ¿Cómo has pasado estos años?
- Al principio mal porque era como empezar de cero. No había tecnología y no podías ni jugar a Los Sims, ni conectarte al Facebook, nada... Luego ya te acabas acostumbrando y ya se sobrevive.
- Es cierto Amanda, al principio fue una locura. Yo sigo sin saber cómo he podido sobrevivir sin el móvil. Me pasaba todo el día mandando WhatsApp a mi gente.


Mientras tanto, los hombres hablaban de lo suyo.
- Me alegra mucho que hayas vuelto aquí Will. Ha sido todo un detalle.
- Yo tengo que pedirte disculpas.
- ¿A mi? ¿Por qué?
- Yo fui el que te robó a Trueno... Lo siento.
- Ah, conque fuiste tú... Jajaja, no pasa nada. Supe desde el primer momento que habías sido tú. Algo te habría pasado, pero confié en que me lo traerías de vuelta y efectivamente lo has hecho, y no solo a él, sino a Indomable también.


Pero... ¿Dónde estaba Mark? Mark estaba sentado en el sofá del salón pensando en todo lo que había ocurrido.
- Me alegro mucho por Amanda y por Will, se merecen ser felices. Lo malo es que aquí junto a dos parejas yo me siento... no desplazado pero sí fuera de lugar. En fin, no hay que poner mala cara porque después Amanda te la nota y te empieza a hacer preguntas... Odio cuando le sale la vena policíaca...


De repente, la puerta de la antigua habitación de Will se abrió y apareció una pelirroja de unos 20, 21 años de edad, con su melena larga y rizada suelta.
- ¡Dios, un hombre!-gritó la chiquilla-.
- Ehh... Hola, me llamo Mark, ¿y tú?
- Yo Madison, pero todos me llaman Mady. ¿Qué haces aquí?
- Es una larga historia... Tardaría hasta mañana en contártela entera.
- Tengo tiempo ahora. No tengo nada que hacer.


Mark comenzó a relatar a grandes rasgos la historia desde que Will fue recogido por Adolfo. Mady lo miraba con una cara de asombro como si de una niña se tratara.


- ... Y así es como llegué yo aquí,-terminó de decir Mark-. ¿Cómo has llegado tú aquí?
- Llevaba varios días sin comer y me fui al río a beber agua pero ahí me desmayé y me arrastró la corriente hasta que Clara me vio y me llevó a casa. Cuando me desperté, me dijeron que me quedara con ellos a vivir.
- Si no es mucho preguntar, ¿cuántos años tienes?
- Ah, tengo 21, ¿y tú?
- Yo 24.
- Oh, estupendo,-dijo la chica entusiasmada-.


Ambos siguieron hablando durante un rato más de sus antiguas vidas y de algunos temas sin importancia, pero ambos notaban que existía química entre ellos.


Finalmente, la pasión les desbordó y se pusieron a besar apasionadamente en el jardín y bueno... el heno estaba tan blandito que...


Al rato, Amanda se percató de que no sabía nada de Mark, preguntó a Will y a Adolfo y juntos se pusieron a buscarlo hasta que lo vieron meterse dentro del montón de heno.
- ¿Qué está haciendo el tío este?-preguntó Will-.
- Cuando te fuiste, me encontré en el río a esta chica inconsciente, le dimos de comer y se ha quedado con nosotros. Ahora parece que Mark y ella se llevan muy bien...-comentó Clara-.
- Sí, eso parece,-dijo Amanda-.


El grupo de mirones se disolvió y cuando Mady y Mark terminaron de trabajar, ella se cercioró de que no había nadie, sin saber que ya los habían visto...


Salieron tranquilamente del montón y felices porque habían pasado unos minutos maravillosos.


Por último, queda comentar de que todos se quedaron allí a vivir. Will y Amanda se casaron, rudimentariamente y con unos anillos que no eran los que habían soñado pero estaban casados para ellos; al igual que Mark y Mady que se hicieron novios.
Por parte de Adolfo y Clara, ella se quedó por fin embazarada y tuvo gemelas.
Luz y Trueno le dieron a Indomable una hermana totalmente blanca, como su madre.



Y todos fueron felices por siempre.

FIN