martes, 12 de noviembre de 2013

Capítulo 5 de "Black Hand"

¡Hola a todos! Hoy sí que hay capítulo nuevo y no como ayer que ya os conté que hubo un pequeño problema pero que quedó solucionado jejeje.
Hoy se resuelve el enigma de quién era la persona que estaba con el bebé... Así que atentos todos que esto va a comenzar. No os perdáis nada jejeje. ¡Nos vemos muy pronto amigos!

CAPÍTULO 5

Will se maldijo por no haber entrado en la habitación con más cuidado, pero ahora era demasiado tarde; el bebé no paraba de llorar y en la habitación no estaba solo...


Una adolescente rubia se levantó y lo miró directamente a los ojos. Ella, por su parte, con una cara de espanto empezó a gritar como una loca, haciendo que el bebé llorara más desconsoladamente todavía.


Will no se lo pensó dos veces y salió huyendo de aquella casa con destino desconocido.


Corriendo lo máximo que sus piernas le dejaban, se le ocurrió que un sitio donde iba a estar seguro era el cementerio. Nadie iría allí a buscarlo ya que, los cementerios cada vez se hacían más alejados de las ciudades para no acordarnos de los seres queridos que allí permanecían.


Se quitó la ropa rápidamente y se rasgó los pantalones, para parecer más pordiosero todavía. Así que, tras tranquilizarse un poco, decidió que esa etapa ya había acabado. Que si quería volver a empezar sería por sus propios méritos.


Un par de semanas más tardes, cuando apenas comenzaban a relucir por el horizonte, los primeros rayos de sol, Will corriendo se levantó y fue decidido hacia un lugar.


Se paró en frente de una preciosa casa. Tenía dos pisos y estaba bastante cuidada. Con paso decidido, pasó la verja.


Al entrar por la puerta, había como una sala de espera. Se sentó en uno de los sillones que ahí se encontraban hasta que escuchó una voz que provenía del interior de una puerta.
- ¡Que pase el primero!


Will se levantó apresuradamente y entró en la sala donde se encontraba un hombre de unos 60 años o así, con el pelo casi blanco y cara de pocos amigos.
- Buenos días doctor-saludó Will-.
- Buenos días, ¿quien es usted?
- Verá yo vengo para...
- ¿Tiene usted cita?


- Pues no... pero...
- Entonces no sé cómo ha podido entrar aquí. Sólo pueden pasar los clientes que tengan cita concertada y que... me puedan pagar. Y yo por lo que veo usted no parece muy rico que digamos.
- Ya lo sé, pero no se deje llevar por las apariencias.
- Ah, ¿entonces usted tiene dinero?


- Por favor, ¿quiere usted callarse y escucharme de una vez por favor? Solo le voy a robar un minuto de su tiempo. A fin de cuentas, estaba solo en la sala de espera.
- Qué raro que la señora Smith no haya podido venir a mi cita, tal vez sea por...
- Oiga, sigo aquí. ¿Va a escucharme o no?-preguntó Will desesperado-.


- Con una condición.
- ¿Cual?
- Que cuando termine se vaya. Me está dejando un tufo increíble...
- Es lo que tiene vivir en la calle cuando tu casero te echa, tu jefe del trabajo también y lo único que tienes para vivir es la basura de la gente y... las pertenencias ajenas.
- ¿Ajenas? Explíqueme eso.
- Resulta que, cuando me echaron de casa y del trabajo, pues entré en una casa para ducharme y cambiarme y no me descubrieron, así fui entrando en otras sin dejar rastro y ya ha llegado un punto en el que no quiero seguir haciendo esto, necesito parar. Sé que vendrá el día en el que venga la policía a buscarme y no quiero que ese día llegue.


- Entonces es usted un ladrón.
- Yo no lo llamo con esas palabras. ¿Qué más le da a la gente que me de una ducha, me afeite y me ponga ropa limpia cuando tiene dos armarios llenos? Yo lo llamo cooperación.
- Pero sin el consentimiento de los dueños, ahí viene lo malo. ¿Y por qué quiere ahora dejar de hacer esto? ¿Qué ha ocurrido?
- Casi me descubren, me he jugado el pellejo y no quiero estar más en peligro. Soy un buen chico que no ha tenido una vida fácil.
- Ya... Ahora entiendo por qué le está pasando esto.
Se hizo un silencio y Will, ansioso por saber qué era lo que había descubierto el doctor, con cara de cabreo dijo:
- ¿Y bien?
- Mire, estoy haciendo esto gratuitamente, no se cómo se llama usted ni a qué ha venido, así que no me venga ahora con exigencias.
- Ya lo sé, y le pido disculpas. Yo solo quiero que alguien en esta maldita ciudad me tienda una mano y me ayude...


Justo en ese momento, el doctor se levantó y con un tono más amable le dijo:
- Túmbese, por favor.
- ¿Cómo?
- ¿Quiere que lo ayude o no?
- S-sí.
- Pues túmbese ahí donde le indico.


Will hizo lo que el doctor le mandó y se tumbó ahí.
- Bien, empecemos por el principio. ¿Cómo se llama?
- Mi nombre es William Hudson, doctor.
- Bien, yo soy el psicólogo Mcwire, también doctorado en Psiquiatría. Hechas las presentaciones, cuénteme esa parte de la infancia que más recuerda.
- Lo que más recuerdo fue, con 5 años, cuando mi padre me enseñó a montar en bicicleta sin las ruedas y de rápido que pedaleé, se tropezó y se hizo un cardenal en la barbilla al caer hacia delante.
- ¿Tiene algún otro recuerdo que le llame la atención?
- ¿Bueno o malo?
- De los dos tipos.


- Le cuento cronológicamente. A los 8 años, a mi padre lo ascendieron de puesto en el trabajo y era un conferenciante bastante reconocido a nivel nacional. Mi madre lo acompañaba a todos lados y yo, pues me quedaba con mi abuela. Pero esta cuando tenía 11 falleció. Entonces ahí fue cuando yo corté las alas a mi madre, ya que ella se quedaba conmigo cuidándome mientras mi padre viajaba. 
- Ahá. Siga.
- Cuando cumplí los 16, enviaron a mi padre para dar una conferencia en Canadá. Esta era muy importante y mi padre le suplicó a mi madre que lo acompañara, que así se sentiría más confiado y como yo era mayor, sabía cuidar de mí mismo. Me despedí de ellos y al cabo de dos días me enteré por las noticias de que un vuelo Charter había tenido una avería de motor en pleno vuelo rumbo a Canadá y que todos los pasajeros habían fallecido. A mí el alma se me cayó al suelo. Entonces me mandaron a un Centro de menores hasta que cumplí la mayoría de edad y haciendo dedo conseguí venir a esta ciudad. El resto ya lo sabe.
- Claro, entonces lo que usted busca es estabilidad. Nunca ha tenido una vida estable, feliz como el resto de los chicos de su edad y eso ha inferido en su edad adulta. Como ve todo viene desde su infancia.
- Es verdad, tiene usted razón doctor.


- ¿Sabe?-se levantó el doctor y se dirigió hacia Will-, voy a ayudarlo. Sí, me ha conmovido.
- ¿De veras? ¿Cómo?
- Lo voy a acoger en mi casa.
- No, de verdad que no. No quiero ser un incordio.
- Al revés. Vivo solo y tengo un cuarto de invitados que está abandonado. ¡Quédese Will!


Will indeciso, no sabía lo que hacer. Por una parte era la oportunidad de tener estabilidad y así poder buscar un oficio. Pero por otra, la fatiga de quedarse en una casa con un semi-desconocido, le podía.
- ¿Se va a quedar Will?
- Sí, pero nada más encuentre trabajo le pagaré un alquiler.
- Bueno, eso ya lo veremos. Me alegra que se haya quedado usted.


- Lo único que le voy a pedir es que, si me voy a quedar a vivir, me llame Will, no de usted.
- Ok, Will. ¿Cómo le llamo yo?
- Stevan o doctor, como prefiera. Me llaman de las dos formas. ¿Quiere ver su nuevo dormitorio?


Will siguió al doctor hasta el piso superior y entró en una habitación bastante coqueta. 
- Este es su dormitorio a partir de hoy.
- Muy bonito, me gusta mucho.


- Espero que todo sea de tu agrado y si no te gusta cualquier cosa, no dudes en decírmelo.
- Vale, pero por ahora todo muy bien, gracias.


- Te dejo asearte y arreglarte, yo tengo que ir a hacer unas llamadas, ahora vuelvo.


Al dejar a Will en su cuarto, el doctor se dirigió al teléfono del pasillo y marcó un número.
- ¿Sí?
- Louis, soy el doctor Mcwire. 
- Dígame doctor, ¿que se cuece por ahí?
- Buenas noticias. He encontrado al hombre perfecto.
- ¿De verdad? ¿Estás de broma?
- Sabes que no. ¿Puedes llegarte ahora?
- Ok, en 45 minutos estoy en tu casa.
- Te espero.


Al rato, Will salió de su cuarto totalmente cambiado y con una sonrisa de oreja a oreja. Ding, dong, sonó la puerta y del piso inferior se escuchó al doctor decir:
- Will, ¿puedes abrir? Estoy liado con un asunto importante.
- Claro, enseguida voy.


Sin embargo, al bajar las escaleras y encaminarse a la entrada, la imagen que presenció lo dejó clavado en el sitio.
- ¡NO PUEDE SER!-pensó Will-, estoy perdido...



CONTINUARÁ...